A veces especulo

No soy un especulador de oficio pero a veces especulo. Es decir, casi la totalidad de mis inversiones tienen un horizonte de largo plazo. Comprar y mantener en el tiempo es mi propósito. Sin embargo, un ínfimo porcentaje de mis inversiones las hago pensando únicamente en obtener un beneficio rápido de la variación del precio.


A veces especuloY eso fue lo que ocurrió con Ecopetrol. La Empresa Colombiana de Petróleos, otrora una empresa sólida, hoy convertida en un activo especulativo de medio pelo.

Desde que a Colombia la gobierna el socialismo no es posible tomar a Ecopetrol en serio. Su valoración oscila con brusquedad cual si fuera un yo-yo o una criptomoneda. Hoy Ecopetrol es, en mi opinión, uno de los títulos más riesgosos de la Bolsa colombiana. No obstante, si se ha estudiado un poco y se tiene una estructura psicológica fuerte, capaz de aguantar los números rojos sin saltar por la ventana, es posible sacar provecho económico del lamentable momento que vive Colombia.

Compré Ecopetrol en la caída de marzo. Comencé comprando unas cuantas acciones el 05 de marzo a un precio de $2.123 (COP) c/u. Es un precio poco atractivo. Me mantuve en compras, de forma escalonada, a medida que el precio caía. El día 14 de marzo compré las últimas acciones a un precio de $2.070 (COP). Durante estos 10 días compré en total 32.000 acciones a un precio promedio de $2.090 (COP).

Mi inversión en Ecopetrol fue entonces de: $66.880.000 (COP). Es un % pequeño de mi portafolio porque, repito, Ecopetrol es una empresa de mayoría estatal y mientras el presidente del país sea un sectario, megalómano, mitómano y narcicista, para mí es un activo de alto riesgo.

La junta decretó un dividendo de $312 (COP), pagaderos en dos cuotas: el 3 de abril y el 26 de junio. El dividendo ya es en sí mismo atractivo con respecto a mi precio de compra. Es un yield del 15%, nada mal. Es 2x la inflación al momento de escribir esto. Ninguno de los activos de mi portafolio renta un 15% en estos momentos de incertidumbre. Pero además la acción se ha valorizado un poco, luego el beneficio ha sido mayor.


El beneficio.

Recibí el dividendo de abril por valor total de $4.992.000 (COP). Ese retorno ya fue reinvertido en otro título más estable. Ahora debía tomar una decisión con respecto al dividendo de junio. Una dicotomía simple: vender antes o después del dividendo. En bolsa, a menudo los títulos se valorizan cuando se acerca el pago de dividendos y se desvalorizan una vez comienza el periodo exdividendo, que para el caso de Ecopetrol es hoy 20 de junio.

Esa desvalorización es difícil de predecir pero, normalmente, equivale a un valor cercano al dividendo a pagar. Que sea más o menos dependerá de factores externos y, para el caso actual de Ecopetrol, esos factores no son nada alentadores.

A veces especulo
En la imagen mis puntos de entrada (E) y salida (S).

Tras pensarlo un poco y hacer algunas cuentas decidí vender dos días antes de comenzar el periodo exdividendo. Tomé esta decisión por varias razones. Primero, porque el día 18 de junio el precio fue de $2.430 (COP). Si la acción cayera los $312 (COP) del dividendo, su precio quedaría en $2.118 (COP), muy cerca de mi precio de entrada, apenas $28 (COP) por arriba.

La segunda razón tuvo más peso en la decisión final. Resulta que en Colombia los accionistas pagamos impuestos sobre los dividendos. Cuando las empresas nos pagan dividendos ya han pagado impuestos pero los accionistas volvemos a pagar. Doble tributación absurda e incomprensible. En cambio los beneficios resultantes de la venta de acciones no constituyen renta ni ganancia ocasional. Al respecto, la Ley 2277 de 2022 dice:


No constituyen renta ni ganancia ocasional las utilidades provenientes de la enajenación de acciones inscritas en una Bolsa de Valores Colombiana, de las cuales sea titular un mismo beneficiario real, cuando dicha enajenación no supere el 3% de las acciones en circulación de la respectiva sociedad, durante un mismo año gravable.


Por esas razones decidí vender antes del dividendo y creo que hice lo correcto. El próximo año declararé el primer dividendo y pagaré la extorsión que deba pagarle al Estado pero el producto de la venta estará exento. Habiendo decidido esto mi resultado fue el siguiente:

Inversión inicial: $66.880.000 | Dividendo: $4.992.000 | Venta de acciones: $77.760.000 | Beneficio venta: $10.880.000 | Total beneficio: $15.872.000 | Rentabilidad: 23,7 % (en 106 días) > 81,6% E. A.

Ese fue el resultado de esta operación especulativa. Debo aclarar que no siempre resulta así. Esta operación salió bien y tomó poco tiempo, un poco más de 3 meses, pero en otras voy como la mierda. En Conconcreto, por ejemplo, estuve atrapado con 250.000 acciones a un precio promedio de $309 (COP) desde comienzos del 2022.

En días pasados vendí 100.000 acciones de Conconcreto a un precio de $325 (COP) obteniendo un beneficio marginal del capital en el tiempo. Una pérdida en realidad pues el aparente beneficio no cubre ni la inflación real. Las otras 150.000 acciones las dejaré ahí esperando un mejor punto de salida. Al momento de escribir esto su precio por acción es $300 (COP), luego esa posición sigue roja.

No soy un especulador de oficio pero a veces especulo. No es algo que le recomiende a nadie pues puede ser muy riesgoso y estresante. Estas son operaciones de riesgo que se deben hacer únicamente con el dinero que no se necesita en el mediano plazo. La verdad es que bajo las actuales circunstancias no sabemos cuánto tiempo tendremos que quedarnos con un título.

Al momento de terminar este post la acción de Ecopetrol ha caído un 4,12% y se ubica en $2.330 (COP). Esperaré un mejor precio de entrada y, tal vez, antes de terminar el año, logre sacarle un 10 – 15% extra. Ya veremos qué ocurre. Hasta la próxima.

Categorías: Bolsa, Inversiones
Inversor

Escrito por:Inversor Otros posts del autor

Hackear es un acto noble y altruista porque trae a la existencia la multiplicidad inagotable de todos los códigos, sean naturales, sociales, computacionales o poéticos.