VPN rápida y sencilla

Estoy usando Arch Linux y de ninguna forma pude hacer funcionar la versión GUI de ProtonVPN. Esto no supone un problema ya que tenemos muchas opciones. De eso trata este post. A continuación voy a explicar cómo usar una VPN rápida y sencilla desde la línea de comandos en GNU/Linux. Espero les sirva.


Para esto vamos a usar Openvpn, un protocolo de código abierto (open, ¿eh?) compatible con muchos servicios, dispositivos y sistemas operativos. Openvpn usa cifrado y autenticación SSL/TLS lo que lo hace seguro, aunque también dependerá del servicio que usemos. Debido a esta capa de cifrado, la velocidad puede verse ligeramente afectada. En mi experiencia, y para la navegación normal, creo que esa ralentización es casi imperceptible.

VPN rápida y sencillaPero vamos al grano. Como dije al principio, esto lo hice en Arch Linux. En otras distribuciones GNU/Linux, por ejemplo las basadas en Debian, no he tenido ningún problema usando la aplicación GUI de ProtonVPN.

Lo primero que vamos a hacer, desde luego, será instalar Openvpn en nuestro sistema. Para el caso de Arch lo haremos con el comando sudo pacman -S openvpn. En otras distribuciones usaremos sus respectivos gestores de paquetes (apt, dnf, yum, etc).

Con la herramienta instalada procederemos a buscar y descargar los clientes que vamos a usar. Para este caso usaremos 2: ProtonVPN y VPNBOOK. La primera, Proton, nos ofrece clientes gratuitos y de pago. La segunda, VPNBOOK, nos ofrece clientes gratuitos. Otros servicios compatibles son Fastest VPN, SolGate y muchísimos más. Cada quien buscará y usará el cliente de su agrado.

VPN rápida y sencillaLos clientes son archivos cuyos nombres son tipo: us-free-113061.protonvpn.udp.ovpn. En él podemos ver varias cosas. Es un ciente en USA (us), es gratuito (free); también vemos que lo provee Proton y que usa el protocolo UDP. Otros clientes, junto al protocolo podrán decir el puerto, por ejemplo tcp80.

Cada servicio nos ofrecerá sus respectivos clientes. En ProtonVPN, por ejemplo, vamos a Descargas y allí seleccionamos los que queremos usar. Los clientes (los archivos .ovpn) debemos guardarlos en la ruta /etc/openvpn/client/. Si ya tenemos la herramienta, y ya tenemos los clientes en el directorio, lanzamos la herramienta desde la terminal de la siguiente forma:

sudo su # Nos ponemos en modo root.

cd /etc/openvpn/client/ # Vamos al directorio que contiene los clientes.

ls # Listamos los clientes que tenemos disponibles.

openvpn cliente_elegido.ovpn # Lanzamos la herramienta con el cliente.

Acto seguido nos pedirá autenticarnos. Cada servicio nos dará las credenciales que necesitamos. OJO: en ProtonVPN NO nos autenticaremos con las mismas credenciales que usamos en sus otros servicios. Proton nos da credenciales ikev2. Si todo sale bien, en la consola veremos la frase Initialization Sequence Completed.

Si vemos esa frase en nuestra terminal de comandos, lanzamos el navegador y comprobamos nuestra ubicación. En mi caso, como se aprecia en la imagen anterior, aparezco en Polonia. Y eso es todo lo que debemos hacer para tener una VPN rápida y sencilla cuando no podemos usar una herramienta GUI.

Insisto: siempre será mejor una opción de pago pero si usted no es un activista, una persona vulnerable, protegida, o no comete muchas cagadas en línea, con las opciones gratuitas va más que bien. Hasta la próxima.

Categories: GNU / Linux, Minimalismo, Tech
Inversor

Written by:Inversor All posts by the author