Kali Linux directo en el disco

Kali Linux directo en el disco

En este mundillo hay muchos mitos que de tanto repetirse devinieron en dogmas. Uno de ellos es que es mejor usar la distribución Kali Linux en una VM. Yo no estoy de acuerdo con ese axioma. Hace un tiempo instalé Kali Linux directo en el disco sin anidarlo en una VM y me trabaja de maravilla. Mucho mejor que cuando lo usaba a través de una máquina virtual.


La distribución la instalé en un equipo Core i5 de 11th generación y 8 núcleos. En este equipo tenía instalada otra distribución (Debian) y corría Kali Linux en VMware pero estaba cansado de los conflictos que me presentaba. En ocasiones, no me reconocía el sonido; en otras, el problema era con las tarjetas de red; otras, conflictos con las VPN y no pocas veces se me colgó con tareas sencillas como las realizadas con Aircrack.

Si mi SO principal es Ubuntu Linux, no tenía sentido tener esa máquina con Debian y virtualizar Kali. Podía disponer de ese equipo y dejarlo solo para Kali Linux y así lo hice. Creé la USB booteable con BalenaEtcher, eliminé Debian y comencé a probar con Kali Linux directo en el disco.

Kali Linux directo en el disco

Y el resultado me ha encantado. Ya no tengo ese espantoso escritorio Xfce sino que instalé la distribución con Gnome que me gusta más. Con varias aplicaciones abiertas y los núcleos ni se inmutan. Las tarjetas de red Panda, TP-Link y Alfa Network solo las instalé una vez, el sonido es estupendo y las VPN que uso (Proton y Windscribe) me trabajan de maravilla.

Kali Linux directo en el discoDespués quise dotar a Kali Linux con las herramientas que tiene por defecto Parrot Sec en su versión Home. Esto es: la suite de oficina, aplicaciones multimedia y herramientas de desarrollo. No es gran cosa pero es lo que uso a diario.

En un video en YouTube un gurú dijo que no era buena idea por las actualizaciones y bla, bla, bla, pero eso tampoco me parece sensato. Kali Linux es tan hijo de Debian como cualquiera de sus 300 hermanos. Así que instalé LibreOffice, Visual Studio Code, Okular, Calibre, Mapas de Gnome, Telegram y otras aplicaciones y al día de hoy, cero problemas.

Después de instalar todas estas herramientas he hecho varios upgrades y todo sigue en su sitio. No sé si al final los gurús apocalípticos tengan razón y todo se desbarate pero por ahora todo marcha de maravilla. Repito: es mucho mejor que usarlo en una máquina virtual.

Sigo teniendo a Ubuntu como SO principal y en esa máquina tengo Kali Linux corriendo en VMware pero ahora uso más esta máquina que le estoy mostrando. Muchos pensarán que si esto ya lo hace Parrot es una tontería hacerlo con Kali pero es que a mí me gusta más Kali. Parrot se me hace una distro ordinaria y solo la uso eventualmente (en una VM en Windows).

Por ahora estoy a gusto con el resultado. Repito que no sé si a largo plazo funcione pero durante el par de meses que llevo trabajando de esta manera ha superado mis expectativas. Y total si no funciona habré aprendido algo. Ya veremos. Hasta la próxima.

Categorías: GNU / Linux, Hardware, Tech
Inversor

Escrito por:Inversor Otros posts del autor

Hackear es un acto noble y altruista porque trae a la existencia la multiplicidad inagotable de todos los códigos, sean naturales, sociales, computacionales o poéticos.